de Cronicidades…

pero no de cronos bueno si, de cierta forma…

Hay algo que me molesta un montón y que he estado viendo cada vez más en las redes sociales. Es el asunto de culpabilizar al enfermo por sus padecimientos, que si el cáncer es por enojos y rencores guardados, que si te enfermas de gripe es porque no dijiste algo, que si es de la panza es porque nosequé…

El enfermo crónico ya se siente culpable, porque no puede cuidar a su familia, algunos no pueden trabajar, otros necesitan apoyo para las situaciones más básicas, ya se siente mal por no cumplir con sus propios sueños.

Y luego para agregarle eso, está el síndrome del impostor que también les da a muchos enfermos crónicos, en los que, luego después de escuchar tanto que todo está en su cabeza, empiezan a creérsela y empiezan a sentir que no son merecedores de los cuidados que necesitan y eso hunde aún más a una persona en estas condiciones.

Culpar al enfermo por su enfermedad no sólo me parece inhumano, me parece cruel, me parece gandalla, entiendo que quien lo hace no ha estado nunca en esas condiciones y de ahí la falta de empatía, no sabe, no puede imaginar lo que es estar enfermo más de una semana y está bien, qué bueno que tenga salud. Lo que está mal, es culpar al otro por sus enfermedades, porque ya suficiente lo ha hecho la persona y los cuidadores (muchas veces) y los médicos y enfermeras que lo atienden, créeme, no vas a llegar con nada novedoso, mejor haz la diferencia.

Si estás ante un enfermo crónico, por favor, no le digas que es por su culpa, que es por lo que se ha guardado y por lo que no ha dicho, si no sabes qué decir, mejor cómprale un helado de su sabor favorito, enciende Netflix y pongan la película más tonta que se les ocurra; dile que no sabes por lo que está pasando, pero que lo quieres, eso es honesto.

Leí hoy en la mañana un tuit culpando a los enfermos por sus enfermedades y lo decía con tal seguridad, suficiencia y superioridad que me dieron ganas de perder la elegancia y soltarle un par de palabrotas de las que me sé… obviamente no hubiera ganado nada, porque como dije, el tipo estaba muy seguro de lo que decía. Por otro lado me agradecí estar rodeada de gente hermosa a la que quiero y puedo ayudar y que me dan manada cuando la necesito… ese monito fue un retuit de alguien, ojalá ninguno de los que estén a su alrededor sea enfermo crónico.

Deja un comentario