No los entiendo

En general me cuesta trabajo entender a la gente, no sé, por lo mismo no soy muy afecta a tener demasiados amigos, tengo pocos, los cuento con los dedos de la mano; sin embargo hay algo que me ha estado haciendo ruido en estos días.

¿Qué onda con la gente que genera desinformación?

Hablo de gente como tú y como yo que incluso hacen imágenes quasi infográficas para difundir desinformación, ¿qué cuernos pasa por su cabeza? ¿qué es lo que pretenden lograr?

El otro día ví como una imagen de una cucaracha que según esto iba a acabar con la humanidad, casi casi decían que si la cucaracha te ve de mala gana, ibas a morir en segundos. Investigué un poco y resulta ser una cucaracha tóxica, pero que sin embargo vive en zonas tan deshabitadas y tan específicas que es casi imposible que te la encuentres.

Imágenes que dicen como nos acabamos cierta especie animal (con foto de otra especie), otras que dicen que hay disturbios en tal zona del país, cuando la foto es de hace 10 años y de otra zona totalmente distinta, notificando de muertos que llevan muertos bastante tiempo… etc. etc.

Mi pregunta es ¿qué pretende la gente generando desinformación? y peor todavía ¿que le pasa a la gente que difunde sin verificar?

Estamos enfermos de datos…

¿Quieres revolución?

Parece que el país está en un punto difícil, pero pues cada año es lo mismo, desde que me acuerdo siempre se dice que el año que viene va a ser difícil, que habrá devaluaciones, que seremos más pobres… noticia vieja, valga el oximorón.

Ahora hubo un aumento a la gasolina bastante fuerte que ha venido cocinándose desde hace montones de años, mantener al sindicato que maneja pemex nos está saliendo muy caro y necesitan mucho dinero que ya no podemos obtener sólo de la venta de petroleo al extranjero y hay que pagarlo nosotros (nadie por algún motivo ha mencionado a Deschamps en este relajo).

El punto es que queremos un cambio inmediato y permanente y pues no se va a poder, porque a ver, ¡Va! como dicen muchos, hacemos revolución ¿Se acuerda usté que pasó en la última? (no porque haya estado ahí oooobvio) fueron 10 años de guerra y al final ya nadie sabía qué onda, ni quienes eran los buenos, ni los malos y quedó el pri.

La otra es quitamos al gobierno ¿A quién pone? la verdad yo no considero que haya, actualmente un grupo político lo suficientemente recto y capaz para sacar al país del mugrero en el que está.

Lamentablemente somos el reflejo (como pueblo) de nuestro presi, (no lee, roba, es corrupto, inculto, etc) ¿Ve a EU? es el reflejo (como pueblo) de su presi -ignorante, atascado, grosero, sin compasión…-, conozco muy MUY honrosas excepciones en los dos paises, pero son eso, excepciones y así en todo el mundo, podría decirlo.

El otro día leía de una publicación en donde vendían gasolina robada y gente preguntando que dónde… ¿así pus como? Cuando lo normal es la mordida, comprar robado, la piratería… ¿como podemos exigir un aparato gubernamental honesto? ¿o queremos que todos sean honestos menos yo? (me recordó al: todas son putas menos mi mamá y mi hermana).

 

2016

Este ha sido un año de lo más extraño, de entrada no tenía demasiadas expectativas, nunca supe qué esperar del 2016, no hice grandes planes, no hubo propósitos de mejorar, nada, me tomó un poco por sorpresa; supongo que estaba un poco cansada también, recuerdo que había mucho dolor físico esos días.

A unos días de terminarlo, ha sido una gran aventura, iniciando caminos que nunca me imaginé…

Este año empieza con más ganas, aunque sin expectativas.

de miedo…

anda rondando por ahí una nota de unos tipos a los que por robar les cortaron las manos, ayer mientras iba a comprar unas cosas que me hacían falta una persona me decía que qué bueno, que él los empalaría y mostraría los cadáveres en la plaza de armas, igualito que Vlad Tepes (vayan y den una googleada si no saben de quien hablo).

No sé que me dio más miedo, si la gente que está a favor de el ojo por ojo o los que roban…

Hace tiempo leí un cartón que decía:
-¿Papá si matamos a todos los ladrones quedamos los buenos?
– No, quedamos los asesinos.

La capsula para borrar las idioteces

Soñé el otro día que vendían una cápsula que te colgabas del cuello, más bien como una ampolleta, porque era de cristal; esta contenía arenita que te tomabas cada que hacías una tontería. Si no tomabas nada antes de las 12 del día te quitaban tu capsulita, puesto que estaba claro que no la necesitabas (oye, vivir 12 horas sin cometer una idiotéz, es algo así como prueba de inteligencia, en el universo de mi sueño).

Me quedé pensando en todo lo que habría deshecho de mi vida… mis errores, más allá de que ‘todo el pasado es perfecto porque nos trajo a donde estamos’ creo que si borraría no un hecho, sino un tren de pensamiento completo, esto habría desencadenado una serie de cambios bastante interesantes, modificando todo lo posterior…

No sé…

Bienvenido al mundo del odio

Llevo días pensando y dándole vueltas, no sé como abordar un tema y me cuesta trabajo sentarme a escribirlo, de pronto, me cayó el 20 de por qué… no quiero enfrentarme al descrédito… o sea, quiero hacer suficiente ruido como para ayudar a alguien, pero suficientemente poco como para no tener que enfrentarme al descrédito.

El otro día escribía en algún lado sobre algunos de mis síntomas comunes, ni siquiera en plan de queja, era meramente informativo el asunto y me enfrenté a una respuesta que me sacó mucho de onda, este médico certificado por haber visto tres temporadas de ER (ni siquiera tuvo la dedicación de ver todo Dr House como yo) me diagnosticó que todo estaba en mi cabeza.

Internet se está llenando a través de las redes sociales de mensajes de odio, la gente odia a todo y a todos, al Gobierno (por supuesto), al que camina, al que va en bici, al que ama a los animales, al que no come carne, al que la come, al que juega videojuegos, al que no los juega, al que se emborracha por diversión, al que ve la tele, al que no, y entonces vivimos escupiendo odio a todo el que no le gusta lo que a mi me gusta.

Hace años platicando con mi madre sobre sus aspiraciones rotas de ser enfermera, le decía: ¡Qué bueno que hay gente que verdaderamente tiene vocación de cuidar a los enfermos, si todos fueran como yo, sería el mundo más inhospito, yo no sé cuidarlos, me estreso, me deprimo!.

¡Qué bueno que hay gente diferente! a la que le gustan cosas que a mi no, eso nos hace diversos, nos ayuda a conocer otras formas de pensar.

En mi clase de Desarrollo Humano hablábamos el otro día sobre la alteridad y como ponerte en los zapatos del otro nos ayuda a entender por qué el otro actúa de la manera en que lo hace.

Sólo que a veces cansa ¿no? a mi me cansa ver el mundo lleno de odio en las redes sociales, lo facil que es insultar al otro, lo fácil que es ignorar su derecho a ser.

Por otro lado, también están las personas que viven atropellando los derechos de los otros, y supongo que de ahí nuestra necesidad de hacer escuchar nuestro rechazo aunque sea en las redes sociales, el otro día iba yo cruzando la calle en esquina, en alto, sobre paso de cebra y un zoquete me empezó a pitar y a gritonear porque estaba yo ejerciendo mi derecho de peatón, me regresé, el pobre se fué con su entripado. Así como la otra vez que ví a la señora gritoneando a la chavita que la estaba atendiendo el una tienda, como la vez que otra ñora insultaba al chavito empacador en un supermercado, ó como cuando el otro día… bueno, entiendes mi punto.

Odiar al que no es yo no es la respuesta. Educar a los hijos para que no sean gandallas es algo a largo plazo. Lamentablemente no encuentro soluciones inmediatas.