El arbolito

Quienes me conocen de hace tiempo saben cuanto me quejaba de que mi jardín era oscuro y sólo podía poner plantas de sombra…

¿Conocen el dicho: “Ten cuidado con lo que deseas pues se puede cumplir”?
Aplica perfectamente en este caso. Les cuento:

Resulta que la vecina tumbó el árbol que está frente a la suya porque (¿Qué más podría ser?) quería meter el coche de su hija que viene de vez en cuándo a visitarla (no, la señora no tiene coche propio) y además los árboles sólo echan basura.

Si todavía no nos cabe en la cabeza que “tu y yo somos uno mismo uoooo uo” más vale que lo vayamos reflexionando… mi casa se volvió mucho más cálida, hemos tenido que mantener el ventilador encendido TODA la temporada de calor, con una temperatura menos fuerte que otros años y mi jardín es una zona de desastre, no hay planta que haya sobrevivido, ni siquiera mi hermoso alcatráz… poco a poco ví como todas mis plantas fueron muriendo.

Es triste como no nos damos cuenta de lo mucho que nos sirven las plantas y de lo mucho que le debemos a los árboles.

Si el mundo se queda sin plantas la humanidad se extingue…
Si el mundo se queda sin humanos la vida animal y las plantas florecerán…

¿No te dice mucho de lo que somos?

Y esto es sólo un pequeño ejemplo de lo que ha venido sucediendo por mi barrio. Me da mucha tristeza ver como poco a poco se ven menos jardines, menos plantas en las casas, menos árboles…

Y esto es en una escala pequeña, lo que yo veo todos los días, lo que vivo… en una escala mayor el desastre debe ser monumental (y no digo cifras, porque no tengo a la mano estadísticas y este no es un artículo, sólo es una reflexión) e irreversible, somos tan egocéntricos que preferimos meter nuestro coche imaginario a resguardo a salvar y tratar de mantener una vida que nos va a retribuir con mucho más que sólo “basura” en el piso 🙁

Si soy medio amargosa

Siempre he sido amargosa, me molestan los grupos grandes de gente, sobre todo si es gente desconocida, seguramente voy a hacer todo lo posible por no estar… y si voy, seguro me pongo neurótica días después o me encierre en mi cuarto lejos de la humanidad.

Es lo normal para mi… necesito mi silencio y mi calma

Este silencio se ve interrumpido de manera constante por las redes sociales y es curioso porque estoy entrando en una étapa de nihilismo con respecto a ellas, hasta hace poco si la gente decía algo incorrecto, yo mandaba links que probaban lo contrario o comentaba el error, de manera amable, nunca me ha interesado crear polémica.

Sin embargo ahora estoy en modo “mevalemadre”

Empezó porque algunas personas se ofendían por la corrección, quizás son mis pocas habilidades sociales y está bien, quizá se sintieron en evidencia; otras veces claramente eran fanáticas de sus opiniones y no querían cambiarlas, está bien.

Hoy acabo de leer una nota que resulta ser bastante sensata y personas con estudios estaban diciéndo sandeces… empecé a escribir… borré, escribí más sutil… volví a borrar… la gente no quiere cambiar de opinión ¿para qué me desgasto? lo dejé por la paz.

El asunto es que las redes sociales están empezando a ser molestas para mi, demasiado ruido, demasiados egos, demasiados “yo”

Silencio.

Limpieza de redes sociales

Parece que internet sólo habla de una cosa y puedo vaticinar que nos quedan -al menos- 4 años de lo mismo y es normal, nos afecta a todos, así como el hecho de que yo trabaje hoy o no, afecta a mucha gente a mi alrededor, es normal, está bien, estamos interconectados y lo acepto sin demasiado berrinche.

El punto es que parece que los medios de comunicación están haciendo todo lo posible por hacer más grande el asunto, mas miedo, mas tensión, más, mas… y todos estos ‘mas’ no son para nada positivos.

Llevo casi 10 años en tuiter y en ese transcurso, he ido coleccionando cuentas de diarios, agencias noticiosas, reporteros, críticos políticos -de los de verdad-, etc. al punto de que mi cuenta de tuiter estaba llena de ‘ese tema’ todo el tiempo, stress, stress y más stress.

Si, el mundo se va a acabar…  algún día
Si, si, estamos en una crisis… pero así ha sido desde hace mucho
Si, van a cambiar muchas cosas… pero el hecho de que yo viva con miedo, no cambia las cosas.

Así que agarré mi cuenta de tuiter, ví a quien seguía y empecé a depurar, se fueron agencias noticiosas, politólogos, políticos, cuentas de gobierno, cuentas de policía, cuentas alarmistas, extremistas, etc. dejé sólo a personas y cuentas positivas, de gente que deja cosas buenas y buenaondez.

El asunto es que después de hacer eso es que mi timeline de tuiter se volvió un lugar mucho más amable, noté en seguida que me daban más ganas de escribir cositas ahí, de entrar a leer lo que decían mis amigos -y los que no conozco en persona también, dejé de agobiarme por el estado del mundo.

Estoy segura de que las cosas siguen igual, conmigo o sin mi, pero también estoy segura de que al mundo le sirve más una persona positiva que una que una con miedo y que ve todo oscuro.

de miedo…

anda rondando por ahí una nota de unos tipos a los que por robar les cortaron las manos, ayer mientras iba a comprar unas cosas que me hacían falta una persona me decía que qué bueno, que él los empalaría y mostraría los cadáveres en la plaza de armas, igualito que Vlad Tepes (vayan y den una googleada si no saben de quien hablo).

No sé que me dio más miedo, si la gente que está a favor de el ojo por ojo o los que roban…

Hace tiempo leí un cartón que decía:
-¿Papá si matamos a todos los ladrones quedamos los buenos?
– No, quedamos los asesinos.

Vivo en un edificio de departamentos, imaginate, vecinos arriba, abajo y a los lados… bueno, arriba no, los vecinos de arriba se mudaron, era una pareja que nunca estaba, así que básicamente me enteré por el ruidajo que se produjo durante la mudanza, fue un día en el que no pude trabajar por el ruido, así que me puse mis audífonos y a jugar todo el día en la computadora, al final no supe a qué hora terminaron, cuando yo dejé de jugar para ir a comer algo ya estaba todo silencioso.

De ahí en más no ha pasado mucho… todo tranquilo.

El inicio

Tengo mucho sin escribir y además escribir en un blog; me parece… no sé… un poco como abrir la ventana para que cualquiera que pase por aquí se dedique a husmear, ahora tampoco es que tenga demasiado que decir, pero todo el mundo tenemos esa voz que nos lee antes de dormir, que nos dice cosas desde adentro, que nos lee el pensamiento, todos lo tenemos ¿no? ¿verdad que si? yo sólo quiero sacar un poquito esa voz, verla desde afuera, para ver si así puedo descubrir que pasa.

Y es que la verdad tampoco es que suceda tanto, trabajo en casa, así que eso me quita la posibilidad de contar la anécdota fácil del tipo del autobús, de la compañera de la oficina, del trafico insoportable de la ciudad; porque claro, en una de las ciudades más grandes del mundo, el tráfico siempre es insoportable, no importa la hora o el día.

Decía, trabajo en casa y salgo poco, ehm… lo menos posible, la verdad es que no recuerdo cuando fue la última vez que salí, en estos tiempos eso es fácil, el internet hace maravillas, trabajo desde casa, me traen la compra del super a domicilio, los pagos los hago vía internet, los amigos los veo por webcam, o si no en algún foro de los que participo.

Sólo asomarme a ver el horizonte a través de la ventana me da vértigo, por eso siempre tengo las ventanas corridas, seguro la empresa de electricidad se pone feliz cada que recibe pago mio; decía un maestro de la prepa que el vértigo era el miedo a no saber controlar el impulso de lanzarte hacía la libertad; no sé si estoy de acuerdo, yo creo que es más el terror a… no sé, no sé explicarlo.

Mmmmh… dice google que el terror irracional es una fobia, nunca me he considerado una persona con fobias, es sólo que, si no necesito salir ¿para qué lo hago?